Saltar al contenido

Sesión Extraordinaria de Asamblea Universitaria

Historias-que-inspiran

CARLOS Y LA INNOVACIÓN EN COLEDOCOSCOPIA Y LITOTRIPSIA

Carlos Robert Cáceres Rojas, es natural de Churcampa en Huancavelica. Es un joven cirujano del aparato digestivo con tan solo 35 años de experiencia. Tiene en su haber posgrados en Brasil, Chile y México. Sobre esto último, resalta que fue adherido a la Sociedad Mexicana de Cirugía Endoscópica por obtener una mención honrosa en los procedimientos de Coledocoscopia y Litotripsia Laparoscópica.

Al despedir a sus padres (Rubén Cáceres y Benita Rojas) de la otrora empresa CENTROMIN PERU S.A., ellos y sus nueve hermanos migraron a Huancayo. Con respecto a su formación primaria y secundaria Carlos las cursó en la I.E. Madre Teresa de Calcuta Batanyacu y en el Colegio Politécnico Regional del Centro, respectivamente.

Hablando de hechos anecdóticos, sus compañeros de secundaria eran relativamente “relajados”; empero para aquellos alumnos existía un profesor a su medida: Juan Villena Pacheco, profesor de Ciencias Naturales y de contextura fornida, quien imponía respeto hasta para las secciones más duras como lo eran la “G” y “H”.

En cuanto a su gusto por las ciencias de la salud y en alusión a lo que es la Medicina, nuestro protagonista quería ser ingeniero como primera opción, pero lo que terminó con esta disyuntiva fue una conversación inusitada con un vecino médico y cómo lo observaba mientras ayudaba a sus vecinos con algunas dolencias.

En cuanto a su etapa preuniversitaria, Cáceres nos cuenta que fue muy dura. Eran tres hermanos que aún se encontraban en preparación y el dinero no daba para más. Su padre que se había transformado en transportista y su madre que era ama de casa (a veces vendiendo frutas y verduras) se sacrificaban sí, pero sólo alcanzaba para la mensualidad y a ellos les tocaba trasladarse a clases caminando, tanto de ida como de vuelta.

Adentrándonos al quid de esta entrevista. Su vida universitaria, fue muy rigurosa. El seguía desplazándose a pie y, como anécdota, nos narra que un profesor que debió llegar temprano a su cátedra, arribó como a las once de la noche y dictó hasta las tres de la mañana en la UNCP, lamentablemente casi lo asaltan; pero pudo evitarlo sin mayores consecuencias. “Estos hechos, por más peligrosos que se plasman en estas letras fueron historias muy bonitas, éramos un grupo de cuatro que nos acompañábamos siempre: Luis Vivanco, Jorge Vega, Pablo Basualdo, y yo; esa era nuestra mancha”, nos dice.

No podíamos dejar de mencionar en esta entrevista a las tristemente famosas “tomas de universidad”; donde, según nos cuenta, Cáceres Rojas, se veía obligado a participar para no perder su subvención en el comedor universitario.

En cuanto a algún personaje digno de recordar de sus pasillos universitarios, se encuentra el catedrático Dr. Cochachi que enseñaba Anatomía y que era nada menos que el filtro de calidad para los estudiantes. “Era trágico jalarse esta materia porque no solo te retrasaba un semestre sino un año entero, y de esa manera comprendimos el por qué luego de ser setenta estudiantes acabábamos veinticinco en la promoción”, relata.

“A los actuales estudiantes, quisiera contarles honestamente que yo siempre he sido un alumno regular, no era un lumbreras que luchaba por el tercio superior. En mi experiencia lo que te define como buen médico es la actitud y tu desempeño en tu internado, tu SERUMS y el residentado”, aconseja.

Con lo que respecta a su desarrollo profesional, fue bastante vertiginoso. Se nombró rápidamente en el Hospital de Jauja, gracias a la consideración del Dr. Ñaupari y dos años después por concurso de méritos se nombró en el Hospital Daniel Alcides Carrión.

“Mi reputación sigue en crecimiento, hoy opero poco menos de cincuenta pacientes al mes en la clínica. Lo poco que he logrado hasta hoy se lo debo a Dios como católico, a la lealtad y definitivamente a mis padres. Aún recuerdo aquellos años que vivíamos en una casa de adobe y cocinábamos en la tullpa; y en el presente ahora puedo darle pequeños lujos porque se lo merecen”; finaliza esbozando una sonrisa.

Y tú ¿Conoces a algún otro egresado que inspira? 

CONTÁCTANOS AQUÍ 

POR

JOHN CHRISTIAN SANTIVAÑEZ HUATUCO

Escritor, blogger & copywriter

Soy un profesional auto motivado, divergente y con ambiciones poco ortodoxas. Mi prosa es catalogada como audaz, divertida en muchas ocasiones y sobre todo edificante, es por ello que me honra ser publicado en distintos medios tanto impresos como digitales. Como son el Diario Correo, Fulgor de Espigas en el Diario Primicia, Revista Bitácora, Revista Gazeta, Diario La voz, el magazine Zankyou de España, el Proyecto “Para Quitarse el Sombrero” de la Fundación Romero, entre otros. Actualmente he presentado a la sociedad el libro «Inmunes al Miedo», patrocinado por el Colegio Médico del Perú y soy autor del proyecto «EGRESADOS QUE INSPIRAN» en la Universidad Nacional del Centro del Perú que hoy es acogido por diversas instituciones formativas y estoy muy agradecido por ello.