Saltar al contenido
Noticias

UNCP RECIBE DONACION DE MAQUINARIA INDUSTRIAL

Para fortalecer el proceso de enseñanza.

La Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP) ha recibido una significativa donación de la empresa Sandvik del Perú. Se trata de la máquina Cargador de Bajo Perfil Toro LH410. Esta donación tiene como objetivo enriquecer la experiencia educativa de los estudiantes, contribuyendo significativamente a la investigación y desarrollo en los campos de la ingeniería mecánica y minera, mediante la incorporación del Scooptram LH410 al patrimonio académico de la universidad.

Máquina Cargador de Bajo Perfil Toro LH410 de la facultad de Ingeniería Mecánica.

 

En este contexto, el gerente general de Sandvik del Perú, el Sr. Armando Sugobono, enfatizó la importancia del correcto uso de esta maquinaria pesada, basándose en la seguridad durante la manipulación del equipo en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Además, ofreció el apoyo de su equipo de profesionales y técnicos para la capacitación en el manejo del equipo y sus componentes, fomentando así actividades académicas y de soporte.

“Este equipo permitirá a nuestros docentes llevar a cabo las labores académicas de manera más objetiva y directa, con relación al funcionamiento y operación de la maquinaria. La universidad debe trascender sus muros, interactuando con las empresas para el desarrollo de la comunidad académica”, declaró el Dr. Marcial De La Cruz Lezama, decano de la Facultad de Ingeniería Mecánica.

La vicerrectora de investigación, Dra. Salomé Ochoa junto al gerente general de la empresa Sandvik del Perú, rompieron el champán como símbolo de entrega oficial de la donación.

 

Para fortalecer el proceso de formación, la UNCP y la Facultad de Ingeniería Mecánica se comprometen a integrar esta nueva herramienta en sus programas educativos, asegurando que los estudiantes no solo adquieran conocimientos teóricos sino también prácticos y aplicables al mundo laboral. Este enfoque colaborativo entre la academia y la industria no solo beneficia a los estudiantes, sino que también enriquece al sector, preparando profesionales altamente capacitados para enfrentar los desafíos futuros de la industria.