HISTORIAS QUE INSPIRAN

Slider

POR JOHN SANTIVAÑEZ HUATUCO

[pvc_stats postid="" increase="1" show_views_today="1"]
13/04/2020
  •  
  •  
  •  
  •  

UNA CIENTÍFICA WANKA EN ALEMANIA​

Yesenia Haydee Sauñi Camposano, es una más de las exalumnas que enorgullecen a la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP). Posee una historia intensa, donde convergen serias vicisitudes y, a la vez, oportunidades que la vida supo compensar.

Yesenia es la última hija del linaje Sauñi. Nació en Huancayo y creció en el distrito de El Tambo. Su padre, Juan Sauñi, no solo fue un diestro soldador interesado en las causas sociales, sino un amante de la música vernacular de la cual también hizo su oficio tocando con habilidad el saxofón. Su madre adoptiva, Julia Capcha, la acogió y le brindó calor en una familia que no era la suya. De doña Julia aprendió el empuje para “parar la olla” en la casa y el valor para forjarse a sí misma en un mundo cada vez más difícil.

Estudió en la escuelita estatal “La Alborada” y más tarde en colegio secundario “Micaela Bastidas”.  Posteriormente; y gracias a sus buenas calificaciones, consiguió diferentes becas para su preparación en la academia. Sus medias hermanas, conscientes de su empeño, la apoyaron para costear el examen de admision en la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP) en donde se convirtió en cachimba en marzo del 2006.

Mientras todo ello acontecía; Yesenia Haydee perdía a su padre lentamente sumido en la adicción por el alcohol; sin embargo, esta penosa circunstancia le dio el carácter a su madre para emerger por su familia tocando puertas y realizando diversos trabajos domésticos para subsistir. Esta realidad hizo de toda la familia Sauñi – Capcha una familia de independientes. Yesenia, joven universitaria, también hizo su parte trabajando durante el año en el restaurante de su hermana Vilma y, durante las vacaciones, en ferreterías, lavanderías, ventas de helados y diversos empleos ocasionales.

A decir verdad y por testimonio de nuestra propia protagonista, éste era el común denominador de una gran cantidad de alumnos en la UNCP. De ahí la empatía y el cariño entre muchos estudiantes de esta gran universidad.

La carrera que escogió Haydee fue la de Ingeniería Metalúrgica, una carrera – para muchos –  exclusiva de varones; no obstante, ese sesgo social no la desalentó, por el contrario, ratificó en ella su elección. Ya en marcha y tal como quizás lo sospechen, supo adaptarse a su facultad llegando a ser, inclusive tiempo después, presidente de su promoción. Durante su paso por la UNCP ella recuerda a buenos amigos quienes la acompañaron durante sus primeros proyectos universitarios, resalta la unidad que sentía entre todos y, obviamente, recuerda también “los secretos de la ingeniería” que le confiaban grandes docentes como la didáctica del Ing. José Antonio Pacheco y las técnicas de investigación del Ing. Aníbal Castro.

Poco antes de graduarse, participó en el programa de intercambio cultural “WAT- INTEJ” con el cual viajó a Estados Unidos teniendo la oportunidad así de relacionarse con una cultura extranjera, mejorar sus habilidades en el idioma inglés y trabajar en un equipo multicultural.  Para el año 2010, concluyó sus estudios en el 5to superior y se embarcó a realizar sus prácticas profesionales en la Cía. De Minas Buenaventura (Julcani). Terminadas sus prácticas y por recomendación de un gentil compañero, llegó a trabajar en la industria del petróleo y gas natural durante cuatro años donde gracias a su buen desempeño y liderazgo fue ascendida de cargo dos veces: de asistente a ingeniero residente y de ingeniero residente a líder de proyecto. Nuestra egresada valora de sobremanera esta primera experiencia laboral ya que halló en INGENSTAL SAC un gerente que apreciaba su trabajo y que le brindó su apoyo otorgándole una respetable línea de carrera.

Aunque su futuro era hasta el momento promisorio, una de las metas de Sauñi fue realizar estudios de postgrado, por ello el 2015 postuló a una Maestría en Ingeniería y Ciencias de los Materiales que ofrecía la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) en convenio con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC); y después de un concurso a nivel nacional, logró obtener una de las becas integrales ofrecidas por estas instituciones.

Ya cursando su maestría, gracias a otro convenio entre la PUCP y la Technische Universität Ilmenau (TUI) de Alemania, nuestra exalumna participó de un proceso de selección para aplicar a un programa de doble titulación. Sin esperarlo, fue seleccionada y realizó el segundo año de sus estudios en Alemania para finalmente defender su tesis de maestría y obtener simultáneamente el título otorgado por la TUI y la PUCP.

Como un derrotero de oportunidades que Yesenia supo aprovechar, después de obtener el grado de magíster obtuvo una beca del estado alemán en un centro de idiomas para mejorar su desempeño en esta lengua. Esto le valió de mucho para convertirse en asistente de investigación que al día de hoy le abre la posibilidad de candidatear a Doctor en Ciencias de los Materiales trabajando como investigadora del Instituto de Materiales para la Electrónica en la TUI.

Yesenia Haydee Sauñi Camposano termina esta entrevista recomendando a las nuevas generaciones que salgan a la búsqueda de sus propias oportunidades y que aprovechen un sin número de programas y becas que pueden llevarlos muy lejos. A los estudiantes de su facultad, los invita a expandir su visión en la carrera ya que la metalurgia no sólo acaba en la minería, sino que pueden girar su mirada a la ciencia de los materiales y la investigación de nuevas tecnologías.

Ella, a nivel personal, nos recuerda a todos que seamos siempre agradecidos con aquellos que alguna vez nos tendieron la mano y nos dice que el logro no es de uno solo, es de todos aquellos por quienes estamos donde estamos.

  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *